Reserva ovárica limitada

A diferencia del hombre, la mujer nace con una reserva ovárica limitada; con todo el número de folículos ováricos con los que contarán.

De estos folículos algunos serán ovulados y darán lugar a los ovocitos, las células germinales femeninas, y otros sufrirán de forma natural un proceso de degeneración denominado atresia.

Calidad y características ovocitarias

Por otro lado, a medida que la mujer envejece, las características celulares de los ovocitos como células se ven alteradas. Esto provoca la aparición de anomalías genéticas denominadas aneuploidias; aumento o disminución del nombre de cromosomas presentes en el ovocito.

La alteración en el número de cromosomas del feto puede provocar anomalías genéticas, tales como el síndrome de Down, e incluso puede provocar que el feto sea inviable y que la mujer sufra de un aborto espontáneo.

Estadísticas

Se considera que la fertilidad femenina disminuye progresivamente a partir de los 20 años, sobre todo después de los 35 años, y hasta antes de la menopausia.

A los 45 años la probabilidad de embarazo es menor al 5% por cada ciclo, tanto si se concibe de forma natural o mediante procedimientos de fecundación in vitro. Por ello, se considera esta edad el fin de la edad reproductiva.

20 años

La fertilidad se encuentra en su pico máximo. La probabilidad de conseguir un embarazo está entre el 20 y el 25%.

30 años

A partir de los 30 años comienza el declive de la fertilidad. La tasa de fertilidad es de aproximadamente un 15%.

45 años

Continuando con el declive en la fertilidad, con esta edad la probabilidad de concebir de forma natural es inferior al 5%.

50 años

Con la menopausia cesa la capacidad reproductiva natural de la mujer; no se liberan ovocitos y cesan los períodos

Otros casos